Nacer en Colombia no es el único requisito para que hijos de venezolanos obtengan la nacionalidad

Según el último censo realizado entre abril y junio de este año por la UNGRD, 20.148 venezolanos ingresaron al departamento del Cesar.

Hace 5 meses Karen Garcilazo llegó a Valledupar proveniente de Cúcuta. En esa ciudad de frontera la sobrepoblación de migrantes venezolanos complicó aún más su situación, por lo que con 4 meses de embarazo decidió dirigirse junto con su marido a la capital del Cesar.

Aunque los planes de Karen, según ella misma narra, solo rondaban la idea de venir a Colombia a ganarse unos pesos para adquirir los elementos para el cuidado básico de Ezequiel, quien se calcula nacerá el próximo 6 de octubre; tuvo que quedarse porque en la ciudad también se encontró con una amplia población de venezolanos con pocas oportunidades de empleo.

“En Cúcuta habían más venezolanos, y los costos de estadía eran mayores. Nos venimos a Valledupar, mi marido al principio vendía bebidas energizantes, pero decidimos dejar esa actividad y dedicarnos a limpiar vidrios en los semáforos”, cuenta Karen y explica que ganan más de 15 mil pesos al día, con los que deben pagar 12 mil pesos diarios por el alquiler de la habitación donde duermen.

Mientras limpia sus manos con una toalla sucia del polvo que recoge de los vidrios de los carros durante todo el día, Karen confiesa que aunque no ha recibido ayuda de las autoridades locales, algunos compatriotas venezolanos le han hablado de la posibilidad de conseguir la nacionalidad colombiana para su hijo.

“No he podido hacerme ver del médico. Aquí no me atienden. Una vez me vio un médico en La Nevada, me confirmó que podría tener a Ezequiel el 6 de octubre, pero unos venezolanos me dijeron que creían que si el niño nacía aquí podía ser colombiano, aunque yo no creo”, dijo Karen y aseguró que luego de parir regresará a Venezuela porque aunque la situación en su país sea tan crítica, extraña su tierra y su familia.