Madre quema las manos a su hijo con la estufa por cogerle unas monedas.

Angélica Polo Gutiérrez, capturada por violencia intrafamiliar.

El acto de intolerancia se presentó en el barrio San Francisco de Ponedera. El niño de 5 años sufrió quemaduras de segundo grado en ambas manos.

 

Los actos de violencia contra los menores no dan tregua en el país. El nuevo acto de intolerancia se presentó en el barrio San Francisco del municipio de Ponedera.

En una vivienda de ese sector del departamento, un niño de cinco años fue víctima de agresión de parte de su propia madre. De acuerdo con el reporte de la Policía del Atlántico, Angélica Polo Gutiérrez, como fue identificada la mujer de 24 años, puso las dos manos de su hijo sobre una estufa y se las quemó, como castigo por haberle cogido unas monedas sin su permiso.

El llanto del menor alertó a los vecinos que de inmediato avisaron a una patrulla de la Policía que pasaba por el sector. Al ingresar a la vivienda los uniformados hallaron al menor con las manos quemadas, por lo que procedieron a llevarlo a un centro asistencial, donde los médicos informaron que había sufrido quemaduras de segundo grado.

La mujer fue capturada y trasladada a la URI de la Fiscalía y en las próximas horas será presentada ante un juez de control de garantías para que responda por el delito de violencia intrafamiliar.