LADRÓN ARREPENTIDO.

SE ROBÓ LAS CRISMERAS Y REGRESÓ POR LA INDULGENCIA

El sacrilegio cometido contra la Parroquia Nuestra Señora del Carmen de Aguachica, la semana anterior por un habitante de calle que de manera indolente hurtó los Sagrados Crismas del templo Católico, fue perdonado por el Sacerdote al notar que el presunto consumidor de alucinógenos mostró su arrepentimiento al decidir devolver los objetos religiosos utilizados para el ritual de los santos oleos, que se bendicen y consagran en la Misa Crismal.

El habitante de calle con lágrimas en los ojos y mostrando gestos de arrepentimiento, llegó ayer a la misa matutina donde interrumpió la Eucaristía para alzar la voz al cielo y manifestar su pecado tras decir que se encontraba arrepentido de robar los Crismas Sagrados y que su presencia allí era para devolverlos y solicitar la indulgencia sacerdotal.

Muchos feligreses aplaudieron la valentía del joven arrepentido y lo invitaron a que continuara asistiendo a las misas como fe de un verdadero arrepentimiento.